martes, 18 de junio de 2013

REMEDIOS PARA LOS PIES CANSADOS

Remedios para los pies cansados

Remedio para los pies cansados #1 la sal del mar es calmante y energizante cuando se utiliza en un pediluvio. Es especialmente beneficioso si tiene problemas con infecciones de la piel, dolor o grietas en la piel. La lavanda en esta receta añade a la piel el poder curativo de sus propios aceites esenciales, alivia el dolor de los músculos cansados y actúa como un suave desodorante para mantener los pies frescos y sin olor.

Ingredientes 
1 galón de agua al vapor 
4-5 gotas de aceite esencial de lavanda 
2 cucharadas de sal marina 

Agregar el agua caliente en pediluvio alrecipiente resistente al calor lo suficientemente grande como para dar cabida a ambos pies. Añadir el aceite de lavanda, y la sal marina. Permitir a los ingredientes combinarse con el agua durante unos minutos, removiendo de vez en cuando. Cuando el agua sea cómoda al tacto, sumergir los pies. Relajarse de quince a veinte minutos. Secar los pies cuando haya terminado, asegurándose de que se seque entre los dedos de los pies. Lleve calcetines para mantener los pies calientes.

domingo, 9 de junio de 2013

BELLA: PABLO NERUDA


BELLA
como en la piedra fresca
del manantial, el agua
abre un ancho relámpago de espuma,
así es la sonrisa en tu rostro,
bella.

Bella,
de finas manos y delgados pies
como un caballito de plata,
andando, flor del mundo,
así te veo,
bella.

Bella,
con un nido de cobre enmarañado
en tu cabeza, un nido
color de miel sombría
donde mi corazón arde y reposa,
bella.

Bella,
no te caben los ojos en la cara,
no te caben los ojos en la tierra.
Hay países, hay ríos
en tus ojos,
mi patria está en tus ojos,
yo camino por ellos,
ellos dan luz al mundo
por donde yo camino,
bella.

Bella,
tus senos son como dos panes hechos
de tierra cereal y luna de oro,
bella.

Bella,
tu cintura
la hizo mi brazo como un río cuando
pasó mil años por tu dulce cuerpo,
bella.

Bella,
no hay nada como tus caderas,
tal vez la tierra tiene
en algún sitio oculto
la curva y el aroma de tu cuerpo,
tal vez en algún sitio,
bella.

Bella, mi bella,
tu voz, tu piel, tus uñas
bella, mi bella,
tu ser, tu luz, tu sombra,
bella,
todo eso es mío, bella,
todo eso es mío, mía,
cuando andas o reposas,
cuando cantas o duermes,
cuando sufres o sueñas,
siempre,
cuando estás cerca o lejos,
siempre,
eres mía, mi bella,
siempre.

PABLO NERUDA